NUEVO PUENTE PUMAREJO EN BARRANQUILLA

Barranquilla, la Puerta de Oro de Colombia tiene una nueva obra arquitectónica llamado El Nuevo Pumarejo, inaugurado el 20 de diciembre de 2019, hace que la Costa Caribe colombiana posea oficialmente el puente atirantado más ancho de Latinoamérica con 38,1 metros y el más largo del país de 3,2 kilómetros.

Cortesía - Ministerio de Transporte. En la fotografía se puede apreciar la antigua y nueva estructura 

Uno de los beneficios de la obra, (que comenzó a construirse en 2015), son la mejora en la conectividad entre Barranquilla y Santa Marta, y la recuperación de la navegabilidad por el río Magdalena, una vez esté listo el dragado del Magdalena por este canal podrán moverse barcos de mayor capacidad que antes no podían pasar porque superaban la altura del puente, reviviendo así la arteria fluvial más importante del país. Además, reducirá los tiempos de carga por tierra entre los puertos sobre el río y la zona franca de Barranquilla y, a su vez, hacia el centro del país. 

El puente Pumarejo cuenta con más de 181.000 metros cúbicos de concreto y 33.000 toneladas de acero de refuerzo equivalentes a 4,5 veces el peso de la torre Eiffel en París, Francia.

El nuevo puente Pumarejo, en el que se invirtieron casi $800.000 millones de pesos (incluida la obra y la interventoría), tiene 3,2 kilómetros de longitud, mientras que el antiguo apenas supera los 1,5 kilómetros, esto debido a que la estructura tiene 1,1 kilómetros de ramales, aproches, vías conectoras y accesos, además de los 2,1 kilómetros de puente principal, donde reposan 136 tirantes de acero, instalados cada 10 metros, que sostienen su peso.

Cortesía - El Heraldo. El nuevo Pumarejo tiene tres carriles en cada sentido y un límite de velocidad de 80 kilómetros por hora, lo que garantiza un mejor nivel de servicio.

Dado que ambas estructuras se ubican exactamente en el mismo punto (kilómetro 22 del río Magdalena), Invías comenzará a estudiar la propuesta ciudadana de conservar el puente antiguo y demoler solo la parte central para permitir el paso a las embarcaciones, lo que deja un pedazo en pie para aprovecharla en desarrollo urbanístico y arquitectónico de uso turístico y cultural. Este año se contratarán los estudios y diseños estructurales de esta intervención, los cuales, según el Instituto, costarán $4.000 millones y tomarán nueve meses.

Cortesía - El Tiempo Carlos Capella. El puente también cuenta con 6,4 kilómetros de ciclorrutas y andenes, están habilitadas para el uso de peatones y ciclistas 

 

El Espectador - Redacción Economía.


Dejar un comentario